31 ene. 2012

Entrevista a Jon Ortega

Maria Jesús Blázquez y Jon Ortega, durante una de las conferencias de las jornadas

Esta entrevista fue publicada en el nº 46 de The Ecologist (meses julio a septiembre de 2011), dentro del reportaje dedicado a las Jornadas sobre Paradigmas Sostenibles en las Ciencias de la Vida y la Salud que se celebraron en Murcia el pasado mes de abril. En ella se muestra un breve repaso de lo que fueron las jornadas y de la temática de los primeros libros publicados por la editorial.

1 ¿Qué es Cauac y cuál es la finalidad de vuestra editorial?


Cauac es un proyecto de comunicación y difusión de información independiente, que nace en Murcia con el propósito de aportar su grano de arena en la gran ola de cambio y despertar de la consciencia que estamos viviendo actualmente; fenómeno que, desde mi punto de vista, se está activando de forma natural como respuesta a las profundas crisis ecológicas y humanitarias de nuestra sociedad globalizada.

Tras un año de andadura, hemos concretado por el momento tres vías de acción, que son la edición y distribución de libros, la creación de espacios web, y, quizás la más signficativa (y sin duda la más gratificante), la apertura de espacios para el encuentro e intercambio de conocimiento, como han sido las Jornadas sobre paradigmas sostenibles del pasado mes de abril. El siguiente movimiento que queremos hacer es dar más estructura a nuestra labor de investigación, consolidando una red de colaboradores desde la que poder formar equipos para trabajar sobre temas concretos.


2 ¿Por qué vuestros primeros trabajos hacen tanto hincapié en poner en tela de juicio el darwinismo?

El darwinismo es una pieza central en la concepción del mundo de nuestra sociedad contemporánea. Condiciona profundamente la visión que tenemos de nosotros mismos y de la naturaleza. Como dijo Wayne Dyer, no podemos solucionar un problema con la misma mentalidad que lo creó, y el darwinismo conforma una mentalidad de competición como base del desarrollo social y natural, destruye el valor de la diversidad al clasificar las cosas en "más aptas" o "menos aptas", y parte de una cosmovisión atrozmente reduccionista y mecanicista que ignora o subestima las cualidades autorreguladoras y de integración armónica de los sistemas naturales, como son por ejemplo el mismo cuerpo humano o incluso las culturas vernáculas, conectadas con la naturaleza tanto en el plano espacial (entorno) como temporal (línea de ancestros).

El darwinismo es en definitiva un cóctel molotov para la estimulación de los egos y la competencia, la desvalorización de los bienes naturales y la mecanización de la sociedad, entendiendo por mecanización la creación de sistemas y personas dependientes de insumos externos en forma de tecnología agresiva, como bien explica Vandana Shiva, ya que una de las principales diferencias entre un organismo y una máquina es la cualidad de autorregulación.

El primer autor al que hemos publicado es Máximo Sandín porque es un científico que ha realizado una labor de documentación sin parangón en este campo, cruzando una inmensa cantidad de datos procedentes de publicaciones especializadas sobre genómica comparativa, biología celular, virología, o genética del desarrollo entre muchas otras, y nos da una base muy sólida para poner en cuestión lo que las autoridades científicas y académicas nos cuentan sobre la vida y la evolución. Es muy interesante porque la mayoría de los datos que Sandín nos presenta suelen caer en el olvido víctimas de la gran atomización y aislamento existente entre las diferentes disciplinas, y desde luego es muy raro que se presenten de forma cruzada y con una interpretación de conjunto en la manera que él lo hace. El resultado es una visión de la genética y la evolución inmensamente más rica y compleja en la que la vida, lejos de ser esclava de las vicisitudes del azar y la competencia, es dueña de sí misma y autora de su propia evolución.


3 Háblanos del por qué de las jornadas

Para nosotros es fundamental la creación de espacios de sinergia e intercambio, porque la calidad de lo que se comparte y se difunde es mucho mayor en directo que a través de un libro o un artículo, además de ser multidireccional. El tema escogido para estas jornadas ha sido las ciencias de la vida y la salud, por ser el primero al que nos hemos acercado como editorial, y por su evidente importancia en casi todos los aspectos de nuestra existencia personal y nuestra convivencia social.

Tanto en los medios de comunicación, la docencia, la investigación y el ámbito académico como en la vida cotidiana de millones de personas, en nuestra sociedad estas materias sufren aún el peso de un pensamiento único que no deja espacio a la expresión de la diversidad. Que se empeña, seguramente arrastrado por las fuerzas inerciales de la economía y la industria, así como por otras más sutiles como las resistencias del ego de quienes por convenio social ostentan la autoridad del conocimiento, en seguir siempre por el mismo camino, en no otorgar un valor de realidad a todo lo que implique un cambio real de enfoque. Con jornadas como estas queremos contribuir a desbloquear esta situación porque no puede haber sostenibilidad sin un cambio de enfoque, sin un cambio de percepción a un nivel profundo. Afortunadamente no estamos solos en esta tarea. Cada vez más florecen y se multiplican los proyectos con esta consciencia, y en este sentido en nombre de todo el equipo de Cauac quiero agradecer a Ecologist por el ejemplo e inspiración que ha sido para todos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario